Festival internacional circo

Un día en el circo

Tras seis días de intensa actividad, el circo cerró las puertas de esta VI edición del festival internacional de circo que de nuevo se celebró en Ávila. Y  así un año mas el circo tomó las calles del casco histórico de Ávila llenándose de acróbatas, clowns, malabaristas, pasacalles, fanfarrias y humor.

Ávila siempre merece una visita, pero si encima tenemos una buena excusa como es el festival de circo, pues la visita es ya obligada. Este año lo teníamos un poco mas difícil porque las fechas del festival se habían ampliado y fueron seis días de apasionantes espectáculos circenses. La cita fue del 28 de agosto al 2 de septiembre. La mayoría de las actuaciones son gratuitas y se desarrollan en escenarios simbólicos de la ciudad, como es el caso de la plaza de la catedral o la plaza del mercado chico.Este año el festival contó con la participación de 32 compañías de 14 nacionalidades diferentes, venidos de todo el mundo: Francia, Bélgica, Italia…. La programación y selección de las diferentes compañías ha sido como siempre cuidadísima y el nivel ha sido muy alto.Y fue así como un año mas Ávila se convirtió en una gran carpa de circo al aire libre y las calles, plazas y edificios emblemáticos se fueron llenando poco a poco de gente, desde primeras horas de la mañana hasta bien entrada la noche.Como siempre lo mas complicado fue seleccionar que actuaciones íbamos a ver, cada año lo ponen mas difícil. Después de estudiar el programa detenidamente nos decidimos el sábado por la mañana por el espectáculo Hermanos Saquetti del dúo clásico de payasos Asaco producciones, venidos desde Extremadura. Nos hicieron viajar al pasado y recordar el famoso ¿Como están ustedes? de Javi, Fofo y Miliki. Nos ofrecieron una variedad de números cómicos en donde el fin era conseguir las risas de los que allí estábamos, tanto de los niños como de los adultos, que la mayoría de las veces somos un público difícil y es que arrancar las carcajadas a un adulto a veces cuesta mucho trabajo. En esta ocasión se lo pusimos fácil a los Hermanos Saquetti porque se metieron en el bolsillo al publico adulto nada mas comenzar el espectáculo. Simplemente verles salir al escenario interactuando con el público adulto desato las risas de la mayoría de adultos que allí estábamos.

No dejes de echarle un vistazo a su página web y a su agenda de próximas actuaciones porque si te pillan cerca de casa no puedes dejar de ir a verlos. Como curiosidad comentarte que tienen un espacio escénico en plena naturaleza con una carpa gigante llamado El Quinto Pino, en Extremadura, en donde organizan talleres, espectáculos y campamentos ¡porque sí, el quinto pino sí existe!.

Por la tarde nos decidimos por la compañía francesa Les Transformateus acoustiques  ,que estrenaba su espectáculo Rékupertou aquí en España, un curioso pasacalles compuesto por una original banda musical formada por 5 músicos en donde los instrumentos no son los clásicos instrumentos a los que estamos acostumbrados, si no que están elaborados a partir de materiales reciclados. La banda estaba compuesta por singulares instrumentos fabricados con materiales reciclados, como un tubófono tocado con chanclas, el tubatong o el piti pla, compuesto de numerosos y pequeños platos que producen una hermosa melodía,e  incluso de un tambor nada convencional que hacía las veces de bombo.

¿Quieres saber cómo suena un tubófono o el piti pla? échale un vistazo a su vídeo:

http://www.lestransformateurs.fr/videos.html

Después le toco el turno a Zykatok con su espectáculo Anzeu Kariol, en donde cuatro músicos tocan música de jazz festivo encaramados en lo alto de «Zeukariol». Un original carromato que va conduciendo por las calles de la ciudad al ritmo de música de jazz y seguidos por una multitud de personas que van bailando al son de su música. Su original Zeukariol fue soltando numerosas pompas de jabón, lo que hizo que todos los niños se concentrasen a su alrededor para intentar capturar alguna de las pompas de jabón.

Por la tarde también tuvimos equilibrios acrobáticos con la compañía Circ Pistolet, en donde pudimos ver la historia de amistad acrobática de dos amigos en su espectáculo Cuando no tocábamos con los pies en el suelo. Un hermoso canto a los recuerdos de la niñez.

Los edificios emblemáticos de la ciudad se fueron iluminando poco a poco para dar paso a la noche. Y fue así, por último, como cerramos el sábado con el espectáculo Léger Démêlé, de la compañía belga Collectif Á Sens Unique. En donde pudimos ver acrobacias, cuerda floja, curiosos malabares hechos con los pies y limón, mucho limón. Al finalizar su espectáculo pudimos hablar con ellos y comprarles las postales de su espectáculo. El precio de cada postal lo ponía el espectador. Mencionar a la compañía La Contrebande, de Francia y su maravilloso espectáculo Bal Trap, que actuó el viernes 31 de agosto  en la plaza de Santa Teresa, con una puesta en escena elaboradísima y en donde seis acróbatas comparten juegos en un patio de recreo. Si quieres saber a qué juegan seis acróbatas en el patio de un recreo no dejes de ver uno de sus vídeos de éste espectáculo, porque te fascinará.

Este año en el festival de circo y como novedad, se ponía en marcha una nueva iniciativa en la que el público tenia que votar por su espectáculo favorito depositando su voto en diferentes establecimientos hosteleros. El espectáculo Dékoncert de la compañía franco-española Solfasirc consiguió el Premio Cir&Co del público. No dejéis de echarle un vistazo a su página web en donde podréis ver algún vídeo de éste espectáculo en donde combinan música y circo.

Y así fue como finalizó nuestro día en el Festival de Circo de Ávila. Al año que viene tenemos en Ávila una nueva cita con el circo.

El festival de Avila es un referente del circo en España, lástima que otras muchas ciudades con cascos históricos no sigan este tipo de apuestas tan vanguardistas. Porque todos saldríamos ganando.

Un año mas el circo llegó a Avila. Señoras y señores pasen y vean…

Un año mas Ávila celebró su festival internacional de circo de Castilla y León. Y con éste ya van cinco.

Si pensamos en nuestra infancia, la idea que teníamos del circo ( Animales obligados a hacer piruetas imposibles, payasos que se daban trompazos, carpas gigantes..) no tiene nada que ver  con lo que Ávila nos ofreció un año mas en su ya famoso festival de circo. La cita fue del 5 al 10 de septiembre. Las calles de Ávila se llenaron de espectáculos y aplausos y es que acróbatas, payasos, títeres, músicos y malabares fueron ocupando las calles de esta preciosa ciudad, puesto que la mayoría de las funciones se representaban en las calles y plazas . Un año mas las calles de la ciudad tomaron vida.

32 compañías fueron las participantes. 20 de ellas extranjeras y el resto nacionales. Compañías que llegaban de España, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Italia, … La mayoría de las compañías vienen de Francia, en donde hay una gran tradición de ir al circo y una amplia variedad de escuelas donde estudiar esta especialidad. En España la financiación para esta disciplina es menor que en otros países, como es en el caso de Francia donde el circo tiene una gran tradición.

Me parece magnifica la idea de mezclar un escenario clásico como es Ávila, con espectáculos vanguardistas tan contemporáneos como es esta idea del circo.

Es dificil escoger entre las actuaciones, todas de gran calidad profesional. Pero sí me gustaría destacar algunas que me parecieron sencillamente fascinantes:

El sábado por la mañana pudimos ver dos espectáculos. El primero fue una acrobacia malabar,  «Léffet escargot» de la compañia Cie Kadavresky. Malabarismos, acrobacias y piruetas imposibles sobre unos skies de montaña… Todo un juego de equilibrio con el fin de llevarse risas y aplausos.

El otro espectáculo que vimos por la mañana fue una acrobacia musical, de la compañía Cie Avis de Tempête, quienes estrenaban su espectáculo «Comme un vertige». Sobre una gran estructura metálica, una mujer y un hombre se deslizan al vacío realizando acrobacias al son de una música tocada en directo sobre la misma estructura donde los acróbatas realizan sus piruetas.

 

Al final de su actuación «vendieron» su preciado cartel. El precio… lo que cada uno considerase que era su valor. Casi todos los que vimos su espectáculo nos hicimos con uno.

Por la tarde decidimos ver a Les Zygomates, con su divertidísimo espectáculo «Fanfare poétique cloenesque». Un pasacalles de alegres clowns que al son de sus instrumentos musicales encandilan a todo el público para que les sigan. Y eso precisamente fue lo que hicimos, seguirles por las calles de Ávila, a lo flautista de Hamelin. Cualquier cosa que se cruzaba en su camino, desde un contenedor de basura hasta un espectador despistado o un tuk-tuk que pasaba cargado de turistas por allí era motivo de ocurrentes improvisaciones y graciosas coreografías. Me pareció fantástico que el público formásemos parte de su espectáculo. Nos hicieron bailar en parejas, correr en algunas ocasiones para que no nos dieran esquinazo, e incluso tuvimos un improvisado espectador que se ofreció a meterse dentro de un contenedor a petición de Les Zygomates. Sin duda fue uno de los espectáculos mas divertidos que nos hizo reír muchísimo tanto a niños como a adultos.

Ya iba anocheciendo y las murallas de Ávila se fueron iluminando, justo cuando comenzaba a actuar la compañía La Folle Allure, con su espectáculo «La folle allure», en el programa venía descrito como «acrobacia poética. Las técnicas circenses al servicio de la poesía de los sentimientos» y cuando ves el espectáculo te das cuenta de por qué. Acróbatas, bicicletas, piruetas que parecen imposibles… y como escenario Ávila anocheciendo.

Y con este último espectáculo dimos por finalizado nuestro día de circo en Ávila. Nos quedamos con ganas de mucho mas, así que al año que viene repetiremos, pero el fin de semana completo, que merece y mucho la pena.

Queremos que todas las calles de nuestras ciudades patrimonio tomen nota de iniciativas tan brillantes como esta.